Entrevista: Kenny Kwan, de lo contemplativo a la acción de las figuras

Si pensamos en figuras de acción generalmente pensamos en empresas gigantes  como Hot Toys o Play Arts. Sin embargo, hay personas que se dedican al arte de la escultura de manera independiente, de esta forma, quienes realizan esculturas logran no sólo un enlace artístico sino emocional del cliente con el producto.

Kenny Kwan destaca precisamente por crear conexiones con todas las obras que realiza. No es sólo un trabajo que realiza por motivos económicos, es también su pasión. Kenny, el arquitecto, nos cuenta que en sus inicios todo surgió como un hobby, con modelos Gundam hechos por sus propias manos, de ahí  nacía un incipiente escultor que dedicaría gran parte de su tiempo a crear bellas piezas de arte.

No conforme con mostrar un talento innato, Kenny nos revela otra gran cualidad moderna, el riesgo: ” Pues me di la tarea de ¡intentar esculpir algo! Algo grande y difícil para ver si la pegaba bien pues la pegaba en grande y si no pues la perdía en grande también y no lo intentaría mas, pues la tarea fue un dragón con esas alas ¡magnas y definidas!”

Dragon Kenny

Como escultor, Kenny tiene claro no sólo el proceso de escultura y sus materiales, también tiene claro que más allá de la retribución económica, el hobby lo impulsa a hacer las cosas con pasión, aunque demore su tiempo: ” Le entraba a cada semana y media (al dragón), la verdad dure bastante, siempre lo he visto como un hobby y ¡nada mas!”

Siguiendo sobre sus pasos y no conforme con crear cosas desde un punto de vista tradicional, la mirada del artista y el reflejo en su obra son partes esenciales del trabajo de Kenny; más allá de un solo trabajo, el talento de convertir dibujos en lienzo y transmitirlo al formato tridimensional es una tarea titánica que se enriquece desde la arquitectura y desde una cosmovisión particular: ” Yo saque la carrera el año pasado, pero de alguna forma el concepto de lo artístico o el intento del mismo se reflejó en las esculturas”.

Kenny escultura 2

 

Como todo buen artista, existe una motivación en el caso del escultor que trasciende lo monetario, la mera satisfacción de decir algo, representarlo y encontrar eco en otros hace del trabajo algo especial para Kenny: ” Creo que las personas que las piden tienden a disfrutarlas mas que yo, y eso es igual o mas satisfactorio para mi que tenerlas (piezas) en posesión”.

Más allá de la escultura, el Kenny apasionado logra tener tiempo para otras actividades, por ejemplo jugar videojuegos, y leer: ” Man intento leer más sobre los diferentes temas que me interesan, series, juegos, pelis, “libros”, incluso medicina.”

Si le preguntamos sobre sus juegos favoritos, no hay una preferencia por una marca en específico, sino que su espíritu de jugador bebe de varias sagas que nos han marcado contemporáneamente: ” Seria “creo” que ¡THE LAST OF US! y DEAD SPACE. Pero de franquicia seria HALO”. Así, podemos entender la tendencia de Kenny de realizar esculturas realistas y con temáticas más sombrías, aunque no por ello faltas de color, creatividad o belleza estética.

Parte de ese trabajo estético lo lleva a replantearse retos, formar nuevas piezas y sobre todo tener su escultura favorita, como buen artista, la dedicación y el trabajo lo es todo para Kenny, pero este pensamiento no es óbice para siempre tener una escultura mimada: “¡Man una Ghost Rider que hice! La primer que esculpí por comisión” nos dice el artista con emoción, y cómo no sobresaltarse si el detalle es fabuloso en toda su obra:

kenny Ghost Ryder

En el campo del cómic es otra la historia, DC Cómics es el favorito de la casa, la severidad en los personajes, su profundidad, complejidad y oscuridad son elementos que influyen positivamente e inclinan la balanza hacia la predilección de nuestro arquitecto: “Man me gustan los dos pero tengo una fuerte inclinación por DC, me parecen más severos con sus personajes. No tan mundo perfecto de amiguis”. Esta predilección se ve reflejada no sólo en la escultura en sí, sino además en la imaginación del artista, si bien no ha realizado una escultura desde cero, las ambientaciones y el talento de Kenny son innegables.

Más allá de eso la dificultad para conseguir materiales y la disponibilidad de los mismos encarecen las figuras, al punto que una sola pieza puede costar 250 mil colones, pero, nos aclara Kenny que aquello que le da valor a las esculturas no es otra cosa que, la posibilidad de tener una pieza única e irrepetible, que nadie más tendrá y que está hecha al gusto del cliente.

El arte corre por las venas de Kenny, cuando se le pregunta por sus artistas favoritos se nota la influencia de sus preferencias, la psique y el arte, se unen entonces para conformar el conjunto perfecto de inspiración para las obras descomunales que realiza el artista: “Me gusta de comics el ilustrador Jim Lee y Alex Ross y de escultura me gusta mucho Simon Lee, Eric Sosa, Martín Canale. Música pues ¡Gorillaz! Y Daft Punk”.

Para finalizar le solicitamos a nuestro amante de la escultura que nos recomendara un cómic, un soundtrack, un videojuego y una película: “Cómic: Kingdom Come!, OST: star wars (todas), juego: the last of Us, peli: Watchmen”. Así con el reflejo de un conocimiento no sólo del arte, sino también de la contemplación, la cultura geek en general y una creatividad, cerramos nuestra entrevista con Kenny, el artista que pasó de lo contemplativo a la acción en las figuras.

 

Kenny Captain America

*Las imágenes fueron tomadas del Facebook de Kenny

Moisés Mora

Moisés Mora

Editor de The Couch. Politólogo, DJ y hacedor de birra.
Twitter: @moramoi
Snapchat: moramoi

Recomendado para vos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE