Editor’s Choice: Regular Show, un show nada regular

Si hablaramos de lo que regularmente hace Cartoon Network y de cómo ha cambiado su inventiva en los últimos años, podríamos ver que existen no sólo un componente lúdico, que amerita una severa revisión, sino un vuelco a lo simple como diseño y dibujo contemporáneo. Más allá de esto, existe también una baja en la calidad de los productos que nos han entregado, tal es el caso de series como Uncle Grandpa Clarence, que si bien no son shows completamente malos, si quedan a kilómetros de distancia de la época de los noventa en donde cada programa que salía de sus adentros era oro puro.

Ahora bien, hay entregas que por sí mismas tienen un condimento especial y hacen que uno quiera seguir y seguir viendo, no importa si ya vio el capítulo o no. Hablamos particularmente de Regular Show y como es de esas genialidades que han surgido en los estudios del canal estadounidense para recordarnos que son un estudio que sabe hacer las cosas bien. No son sólo las situaciones incoherentes, el humor con tono bobo, o incluso lo sobrenatural que siempre se vuelve la trama, tampoco es el diseño de personajes, bastante parecido al también existoso Adventure Time, es algo más que nos hace querer siempre volver al Parque.

Empecemos por recapitular la historia de la serie, Mordecai Rigby son dos amigos que se dedican (por situaciones fortuitas) a laborar en el Parque, conocido como El Parque. En su diario vivir enfrentarán situaciones tan disimiles como enfrentar a Garrett Bobby Fergurson y su hijo (un par de cabezas gigantes que juegan videojuegos) hasta montarse en los Patitos bebés para combatir a los Ganzos adultos; todo esto de la mano de hilarantes chistes que nos sacarán más de una carcajada o situaciones excéntricas que nos harán revelar a nuestro niño interno.

 

Hablemos también del diseño de personajes y su animación, que están lejos de obras complicadas como Knights of Cidonya pero no por ello carentes de encanto y complejidad. La sutileza para esconder mensajes, burlarse a cada rato de la cultura pop (pulp) e identificar etapas de la vida que todos alguna vez pasamos, son sólo algunas de las virtudes de Regular Show. Esta mezcla de elementos hacen que la serie sea del disfrute de todos, pero especialmente de los adultos jóvenes o los nacidos en la época de los noventas, ya que los elementos retro que vemos en cada uno de los episodios es un golpe directo a la nostalgia.

Regular-show_picture_1280x1024

Imagen tomada de Regular Show Wikia.

En cierto sentido, ver Regular Show es una combinación de una película de acción con un poco de los Simpson, ya que sabremos como inicia un episodio pero nunca como termina; lo que sí sabemos es que siempre habrán explosiones, situaciones hilarantes y mi mami verde por todo lado. Si hablamos de verde, es curioso como siempre todo lo sobrenatural, raro, asqueroso e incluso malvado es representado por este color en la serie, digno de un estudio a profundidad.

Dueña de los mejores chistes de su estudio, basada en los años de juventud de JG Quintel, una serie que hasta Mark Hamill disfruta, nominada a un premio Emmy y merecedora de todo el tiempo del mundo en Netflix, Regular Show es nuestra elección del editor de esta semana.

Moisés Mora

Moisés Mora

Editor de The Couch. Politólogo, DJ y hacedor de birra.
Twitter: @moramoi
Snapchat: moramoi

Recomendado para vos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE