Game of Thrones 7×04: “The Spoils of War”

¡Qué gran capítulo! “The Spoils of War” se sitúa fácilmente entre el top de casi cualquier fan de Game of Thrones. A pesar de haber sido filtrado unos días antes, el cuarto capítulo no perdió nada de impacto en su día de estreno.

Tuvimos más encuentros de la familia Stark, una escena magnífca en Dragonstone y por supuesto una épica batalla que puede estar al nivel de los episodios “Battle of the Bastards” y “Hardhome”. Bronn es el pesonaje con más agallas de la serie, Arya está de vuelta en Winterfell y puede sostenerle una pelea a Brienne, y Daenerys finalmente decide ser un dragón.

Los Lannister siempre pagan sus deudas

Después de saquear el oro de Highgarden, ahora los Lannisters tienen con qué pagarle al Banco de Hierro y Cersei tiene con qué comprarse un ejército. Aunque ¿para qué? si igual morirían calcinados. Con toda la batalla y las caravanas incendiadas puede que para algunos resulte confuso o pase desapercibido un diálogo importante entre Jaime y Randyll Tarly, así que por si acaso, el oro no se quemó, el oro llegó a salvo a King’s Landing. Lo que quemó Daenerys fueron los camiones que llevaban comida.

Más adelante hablaremos de la batalla en sí, pero por ahora sería bueno rescatar algunas escenas que sucedieron con estos personajes durante el episodio. Por segunda vez en esta temporada, vemos un intento de humanizar al enemigo. Randyll Tarly genera cero empatía como persona, aunque es un guerrero invaluable. La conversación entre Dickon y Jamie sobre haber matado a hombres Tyrell con los que creció, nos demuestra que el hermano de Sam no es una mala persona, y que es muy probable que entre el ejército Lannister también hayan muchas buenas personas. Al final de cuentas, siguen siendo soldados, luchando por una pelea en la que no tienen nada que ver.

Otra escena interesante fue cuando Bronn es tumbado de su caballo (¡pobre caballo!) y cae su bolsa de oro, Bronn la ve seguramente pensando que, hace unas horas, estaba peleando por que le pagaran más y ahora está en medio de una pelea contra Dothrakis y un DRAGÓN. Estando al borde de la muerte, de pronto una bolsa de oro parece irrelevante. Además de las escenas épicas, Game of Thrones siempre tiene estos pequeños detalles que ponen las cosas en perspectiva.

El caos es una escalera

Ahora que en teoría Bran sería el Señor de Winterfell, Littlefinger quiere tenerlo de su lado. Pero Bran ya no es Bran, como le dice a Meera Reed, Bran murió en la cueva y ahora es tan solo una memoria más para el Cuervo de Tres Ojos. Por cierto, la escena con Meera es sumamente triste y es una lástima que éste probablemente sea el cierre para este personaje, al cual ni siquiera pudieron darle ropa limpia…

La daga es importante: además de ser de acero valyrio, es la daga con la que intentaron matar a Bran. En los libros se sabe que la daga pertenecía a Littlefinger, quien la perdió en un torneo. Él asegura que la perdió contra Tyrion, pero en realidad la perdió apostando por Loras Tyrell, el cual perdió ante Jaime. Esto ocasiona que Catelyn piense que fue Tyrion quien mandó a matar a Bran, pero posteriormente tanto Tyrion como Jaime y Cersei llegan a la conclusión de que fue Joffrey quien envió al asesino. Sin embargo, en la serie no queda tan claro quién fue ni cómo la daga de Littlefinger casi mata a Bran. Es por esto que Littlefinger dice que, en parte, esa daga ocasionó la Guerra de los Cinco Reyes.

Una de las partes más importantes de todo el episodio, es cuando Bran le dice a Littlefinger que el caos es una escalera, ya que es la misma frase que Petyr le dice a Varys en una escena de la temporada 3,  uno de los mejores discursos de la serie. En ese momento Littlefinger entra en pánico y cae en cuenta de que algo no anda bien. Si hubiese sido más inteligente, hubiera salido huyendo de Winterfell inmediatamente.

 

Este episodio tuvo varias regresiones o referencias de este tipo. El diálogo entre Daenerys y Jon en la cueva, cuando Daenerys le dice a Jon que se arrodille y le aclara que la supevivencia de su gente no es más importante que su orgullo, es igual a lo que le dice Jon a Mance Rayder en la temporada 5.

Davos corrigiendo la gramática de Jon como Stannis lo hacía, siendo ya un chiste recurrente sobre la diferencia entre “less” y “fewer”. (¡Stannis the Mannis vive, a través de la gramática!).

Arya intentando entrar a Winterfell de la misma forma en que intentó entrar a The Red Keep en la temporada 1 cuando fue detenida por los guardias porque nadie le creía quién era.

Por otro lado hay referencias también a la historia de Westeros. El combate fue similar a la llamada “Field of Fire”, una batalla durante la conquista de Aegon Targaryen en la que éste y sus hermanas montaron tres dragones y quemaron a unos 4 mil soldados Lannister y Gardener (casa que se extinguió en esta batalla).

Entrenada por nadie

El encuentro con Sansa fue un poco más emotivo que el de Sansa y Bran, pero aún así menos emotivo que el Jon y Sansa. Uno esperaría que cualquier diferencia entre hermanas quedaría en el pasado, cuando ambas han pasado por tanto y dada a la otra por muerta, pero se nota que aún existe cierta tensión, sobre todo por parte de Sansa. O tal vez es incómodo ver que ahora todos sus hermanos tienen algún tipo de habilidad especial y ella no. Eso sí, haber sobrevivido y escapado de Ramsay no es poca cosa (además ella es Jean Grey). Las dos hermanas Stark han emprendido viajes duros y muy distintos, pero ahora cada una es lo que siempre quiso ser, una guerrera y una lady.

Sansa le explica a Arya que Bran ahora tiene visiones, lo que evidencia que probablemente Bran y Sansa ya tuvieron una mejor conversación y que Sansa comprende lo que Bran puede hacer. Bran también pone en evidencia, por si a Sansa le quedaba alguna duda, que la lista es real y que su hermana ahora es una asesina.

Como habíamos visto en fotos promocionales, Arya ahora tiene la daga, y son momentos para que incluya a Littlefinger es su lista.

Ya habíamos hablado de cómo Jon, desde hace un tiempo, luce como Ned y de cómo Sansa ha comenzado a peinarse similar a Cersei. Pues ahora vemos a Arya vestirse y peinarse también como su padre.

La pelea entre Arya y Brienne fue también un momento muy emotivo. Tiene todo el sentido del mundo que Arya admire a Brienne y quiere que la entrene, y la escena fue aún mejor que su primer encuentro. Ante la pregunta de dónde aprendió a pelear, es claro que Arya hace referencia a su pasado en Braavos. Si bien es cierto que su entrenamiento con los Hombres sin Rostro fue algo que la marcó de por vida, su estilo de pelea también es familiar. Después de tantos años las enseñanzas de Syrio Forel siguen presentes (por cierto, Syrio también era de Braavos).

Se nota que Brienne no se está conteniendo e incluso ataca con todas sus fuerzas a Arya. La espada que está usando no es Oathkeeper, puede que sea una espada de entrenamiento, pero igual las diferencias de estatura, peso, edad y experiencia son más que significativas. O hay un error en las reglas de la física o Arya va a ser la mejor espadachín de la historia.

 

Pelear juntos contra el enemigo común

Por primera vez en mucho tiempo, vemos a Jon feliz, aliviado quizás de encontrar el dragonglass que tanto ocupan. La montaña de vidriagón que nunca pensó hallar. El coqueteo y la atracción entre él y Daenerys es tan evidente como inevitable. El mismo Davos lo ha notado, y las miradas y risas entre Dany y Missandei al ver a Jon, depués de hablar de Grey Worm solo lo ponen en evidencia.

Jon solo ha amado a una mujer, Dany también, pero eso no ha sido razón para no tener algo físico con otros hombres. Ambos son personas atractivas, de una edad parecida, con ideales similares que buscan el bien común. Es lo que tiene sentido. A quien no le haga gracia el Jonerys, mejor que se vaya acostumbrando a la idea. Esto va a pasar sí o sí.

Los símbolos que Dany y Jon ven en la cueva, también son una referencia a los signos que hemos visto varias veces por parte de los White Walkers y los Hijos del Bosque. En un video de “Inside the episode” con una entrevista a David Benioff y D.B. Weiss, estos comentan que los White Walkers “heredaron” o sacaron estos símbolos por parte de sus creadores, los Hijos del Bosque, pero que aún no se sabe qué significan exactamente.

 

La luz del fuego, la intimidad de la cueva, el mágico momento de haberse enterado que estos seres tan antiguos estuvieron allí mismo miles de años atrás, propician un encuentro completamente diferente al que vimos en el episodio anterior.

Sin embargo, Daenerys sigue sin dar el brazo a torcer y es allí cuando le dice la misma línea que Jon le dijo a Mance Rayder. Aunque no vemos qué sucede después, tampoco vemos a Jon renegar que Daenerys tiene algo de razón. No doblar la rodilla es una cuestión de orgullo, pero también de presión por parte de los norteños. Él no quiere ser el próximo “Rey que se incó” como Torrhen Stark ante los Targaryen, pero sabe que la supervivencia de su gente es mucho más importante.

A la salida de la cueva vemos la escena que detona esa devastadora batalla al final del episodio. Las noticias del fracaso en Casterly Rock llegan a Dragonstone y Daenerys finalmente explota y decide atacar, no sin antes destrozar a Tyrion y cuestionar su lealtad. Una escena que es hasta dolorosa de ver.

Haber ignorado los consejos de su mano y pedirle opinión a Jon no es poca cosa, y nos sorprendió, tanto a nosotros, como a los que estaban allí presentes, Davos, Varys, Tyrion y Missandei. Daenerys no le preguntaría a Jon su opinión si él no le importara o si no confiara en él y esto es algo sumamente importante.

La conversación de Davos y Jon con Missandei también es importante, porque reafirma algo que siempre se ha pensado: que Daenerys liberó a los esclavos y básicamente se convirtió en su nueva dueña. Las palabas de Missandei nos revelan de nuevo la fuerza con la que todos ellos creen en Daenerys. Aunque bueno, siendo ellos y viendo a los tres dragones, tampoco parecería una buena idea abandonarla.

Theon logró volver a Dragonstone y en vez de encontrar a Daenerys halló a alguien a quien definitivamente no esperaba ver. Theon no quiso ir con Sansa a Winterfell por miedo a que Jon lo matara, y el último lugar donde esperaba verlo era en Dragonstone. Además, él espera que Daenerys le ayude a recuperar a su hermana. De esto hablaremos más adelante también.

¡Dracarys!

Robert Baratheon lo dejó bastante claro en la primera temporada. Solo un tonto se enfrentaría a los Dothraki en un campo abierto. Pues Jaime fue lo suficientemente tonto para hacer no solo eso, sino, además, intentar enfrentarse a un dragón, e intentar matar a la madre de los dragones.

Los soldados Lannister y Tarly que vemos son la cola de la caravana, no son todas las tropas. Las hordas de Dothraki invaden la zona con gritos que intimidan y que capturan su naturaleza salvaje e indomable, en una mezcla de indios americanos y mongoloes. Su forma de pelear encima de sus caballos no es nada que los soldados de Westeros hayan visto jamás en sus vidas.

La presencia de Drogon es imponente. Desde la aparición de los dragones al final de la primera temporada, hemos esperado por una batalla de este tipo. Los esfuerzos por contener al enemigo por parte de Jaime son inútiles.

En una escena, el dragón se acerca y Jaime le dice a un grupo de soldados que se cubran, solo para verlos luego ser cenizas que se las lleva el viento. Eso refleja y resume toda la batalla. ¿En serio esperaban algo diferente? ¿En serio? ¡Es un dragón!

La batalla para Tyrion es un infierno, es su reina enfrentándose contra su hermano. Si bien en los libros la relación de Jaime y Tyrion cuando éste se escapa, no queda en muy buenos términos, en la serie no sucede así, y aunque se hubiera dado de esa forma ahora Jaime sabe la verdad sobre quién mató a Joffrey.

Tyrion siempre ha sido el punto débil de Jaime, al punto de que fue capaz de salvarlo a pesar de lo que esto fuera a ocasionar en Cersei. La que no tiene ni idea de este amor entre hermanos es Daenerys, y de saberlo sería el fin de Tyrion.

Sobre el papel de Daenerys en la batalla se pueden decir muchas cosas. Daenerys pudo no haber quemado los camiones cargados de comida, pudo haber atacado el escorpión (aparato que lanza flechas) desde atrás o desde un lado para evitar que le dieran al dragón. Pudo haber hecho cosas diferentes, pero eso realmente no importa. Daenerys se impuso, le dio vuelta al marcador contra Cersei y nuevamente esta a la cabeza de esta guerra.

También se ha hablado mucho sobre si el gen de la locura Targaryen es fuerte en ella. Aunque en pasadas ocasiones, Tyrion, la ha convencido de no hacer algo similar a lo que vimos en este episodio, tampoco es muy diferente a lo que hizo Cersei en el septo. Como diría Olenna Tyrell, si Daenerys no toma acción en esta guerra ¿cómo espera ganarla? ¿pidiendo amablemente?

El final nos deja un sentimiento de incertidumbre pero de alivio. Si creyeron que Daenerys iba a morir así, no se qué serie están viendo, el que peligraba en ese momento era Jaime. ¿Cómo salvarse del fuego de un dragón que está herido, con su madre a la par, y está en modo defensivo? Mientras vemos lo que parece ser el fin del Kingslayer, algo en la escena nos hacía sentir que se iba a lograr salvar de alguna forma, un grito de Tyrion, la valentía de Bronn, que el sentido común lo golpeara, algo. Tal vez es esa pequeña esperanza ingenua que uno tiene en Game Of Thrones, de que una muerte que parece inevitable termine diferente. Y en este caso así fue.

Ya para Bronn esto no es una cuestión de dinero, Jaime es su amigo y arriesgó su vida para salvarlo. El peso de la armadura de Jaime lo hace hundirse en esa última toma que nos deja con el corazón en la mano. Pero de nuevo, este no será el fin de Jaime. Lo más probable es que Daenerys lo tenga de prisionero para sobornar a Cersei o para cambiarlo por Yara.

Lo realista en realidad sería que lo mate, porque como vemos en el adelanto del próximo episodio, la oferta de Daenerys es incarse o morir. Lo que debería pasar, siendo realistas, es que Bronn hubiera muerto, o mínimo Randyll o Dickon Tarly, pero está bien, para efectos de la historia les compraremos que todos sigan con vida.

Nos quedan solo tres capítulos. Si quieren ver el final de temporada de forma épica, los invitamos a nuestro evento Fire and Wings el próximo 27 de agosto.

 

En la promo del próximo episodio “Dragon’s Blood” vemos a Jon frente a Drogon, una oportunidad para ver cómo se comporta ante otra persona con sangre Targaryen. También vemos a Varys y Tyrion preocupados por convencer a Daenerys de algo y a Jon con información de parte de Bran. Es poco probable que Bran le diga la verdad sobre su origen en una carta, pero sí le puede revelar sus visiones con el Rey de la Noche.

Mariana Artavia

Mariana Artavia

Editora de The Couch. Productora audiovisual, adicta a Netflix, libros de sci-fi y novelas gráficas. Vive en la Baticueva.
Twitter: @nana_nanabatman

Recomendado para vos

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE